IMPUESTOS A VAPEADORES EN COLOMBIA

EN RELACIÓN CON EL PRONUNCIAMIENTO DE LA ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE SOCIEDADES CIENTÍFICAS SOBRE LOS IMPUESTOS A VAPEADORES:

7 de Septiembre de 2022 – La Red Latinoamericana por la Reducción de Daños Asociados al Tabaquismo1  -RELDAT- comparte las siguientes especificaciones sobre la comunicación de la ACSC y la propuesta de tener un incremento desmesurado de los impuestos a los cigarrillos y a los productos sin combustión:

  1. Existe un amplio consenso: los menores de edad no deberían tener acceso a los cigarrillos electrónicos. Sin embargo, sobre la presunta epidemia de vapeo en jóvenes es menester clarificar:

Las autoridades de los EE. UU y Reino Unido llevan a cabo encuestas y sondeos anuales sobre los hábitos y consumo de productos de tabaco y cigarrillo electrónico en menores de edad. Estos sondeos, a pesar de haberse publicitado ampliamente como prueba de una pretendida “epidemia de vapeo adolescente”, una vez descartados los factores de confusión como la diferencia entre uso habitual y uso alguna vez, la multicolinealidad o la responsabilidad común2,3, muestran inequívocamente lo siguiente:

 

  • Una mayor cantidad de jóvenes ‘eran previamente fumadores y acabaron vapeando y sin fumar’, es decir, el vapeo también funcionaría entonces más como una “puerta de salida” del tabaquismo que como una “puerta de entrada”.
  • Aumento del vapeo exploratorio (no habitual) al mismo tiempo que desciende la proporción de menores de edad que fuman cigarrillos convencionales, lo cual prácticamente descarta la posibilidad de que el vapeo esté suponiendo una puerta de entrada al tabaquismo entre los adolescentes. Si el vapeo fuera una puerta de entrada al tabaquismo, las tasas estarían aumentando en vez de disminuir.
  • Los hechos señalados son consistentes con los datos de los sondeos. De acuerdo con el sondeo NYTS1 , la tendencia demográfica entre 2012 y 2021 refleja una disminución de la prevalencia de fumadores adolescentes conforme aumenta la prevalencia de vapeadores. Además, los datos revelaron una reducción del 58 % en el vapeo en la escuela secundaria desde la prevalencia máxima del 27,5 % (o 4,1 millones) en 2019. La encuesta también indica que el consumo de cigarrillos convencionales en la escuela secundaria disminuyó al 1,9 %. De hecho, los datos indican que vapear ayudó a dejar de fumar. Los datos también contradicen la suposición de que el vapeo “recluta” jóvenes que nunca fumaron a la adicción a la nicotina, ya que adolescentes que nunca fumaron y acabaron vapeando, frecuentemente son menos del 1% de los encuestados.
  • Curiosamente, las autoridades sanitarias de Reino Unido, en base a los resultados de su sondeo ASH-Y4,5,6, entre otros, declaran un patrón de uso consistente en los adolescentes: el uso exploratorio del cigarro electrónico no se torna en un uso habitual y es muy baja la proporción de su uso habitual en menores de edad que nunca han fumado.
  1. Los cigarrillos electrónicos son una alternativa sustentada en la evidencia científica para aquellos adultos que continúan fumando y para quienes dejar el hábito no ha sido una opción. No tenerlo en cuenta, podría significar desconocer los derechos de millones de fumadores.
  • Existen muchos estudios disponibles7,8,9,10,11,12,13,14,15, que sugieren que existe una reversión del daño (mejoras de parámetros de EPOC, asma, infecciones respiratorias y otros síntomas) en aquellos fumadores que cambiaron el cigarrillo por el vapeo. Algunos estudios, a pesar de estar realizados sobre grupos pequeños de vapeadores, son los únicos realizados sobre clínica real en seres humanos con seguimiento continuo de años en la vida real y, por tanto, nos dan pruebas razonables de que sus efectos en la salud serán menores en el largo plazo. También existen indicios de mejoras en parámetros de salud cardiovascular16,17 y en diversos marcadores biológicos incluyendo carcinogenicidad18,19,20,21,22 (estimada en un 1% de la atribuible al tabaco23).
  • La mayoría de las fuentes que señalan daño causado por el vapeo son estudios in vitro (cultivos celulares) o sobre modelos animales (roedores) con severas deficiencias en los cálculos de dosimetría por lo que jamás serían aplicables a los efectos en la vida real. Otros que sí están realizados en humanos examinan muy pequeñas muestras, a tiempo fijo y en pacientes que son fumadores o exfumadores, por lo que sus resultados no son atribuibles al vapeo14, 24 .

 

  • Por lo tanto, no hay evidencia alguna de que el vapeo con nicotina esté causando daños sanitarios preocupantes en seres humanos al menos en los 20 años de uso poblacional y habiendo actualmente 82 millones de consumidores en el mundo25.
  • Una de las más recientes revisiones24 sobre los efectos del vapeo en salud pública – 12 de octubre de 2021-, analiza toda la evidencia existente entre 2015 y 2020 (755 estudios) concluyendo lo siguiente:

“Nuestra revisión no ha demostrado que los ENDS – sistemas electrónicos de administración de nicotina- sean causantes de resultados perjudiciales para las enfermedades cardiovasculares. Además, el cambio de los cigarrillos a los cigarrillos electrónicos se asoció con un mejor control de la hipertensión y una reducción de las exacerbaciones de la EPOC, sin evidencia de un mayor riesgo de asma o daño respiratorio a largo plazo”.

 

 

  1. Efectos negativos en las tasas de tabaquismo (incluido el adolescente) al aplicar impuestos antitécnicos y otras restricciones a los cigarrillos electrónicos

 

  • Datos recientes sugieren que la desinformación sobre los cigarrillos electrónicos y las prohibiciones de estos productos, podrían estar contribuyendo al aumento del tabaquismo tanto en jóvenes como en adultos, rompiendo la tendencia histórica26,27,28,29.
  • El estudio más reciente – hace un mes-. publicado por autoridades de la Universidad de Yale30, alerta lo siguiente: “En los Estados Unidos, la subida de impuestos a los cigarrillos electrónicos se asocia con una disminución del uso de estos productos, pero también con un mayor consumo de cigarrillos convencionales entre los jóvenes de 18 a 25 años, con asociaciones inversamente proporcionales a los impuestos establecidos”.

 

  • Estos indicios apoyan lo que ya advertía Public Health England31 en cuanto a que los falsos temores motivados por la desinformación, especialmente cuando provienen de las propias instituciones de salud, están evitando que los fumadores dejen de fumar con los cigarrillos electrónicos. Esto, dejando un saldo de afectaciones en salud o pérdida de vidas que se podrían evitar.
  • Con relación a las discusiones sobre tributación para productos de tabaco, los incrementos en los impuestos al consumo de estos productos deben ser graduales y consultar las realidades sociales y económicas de los países. Ello no sólo promueve la convergencia en materia de precios hacia niveles internacionales, sino que evita aumentos del contrabando e ilegalidad.
  • La evidencia empírica disponible ha confirmado que existe una fuerte correlación entre los incrementos desproporcionados al impuesto al consumo de cigarrillos y el aumento en los niveles de contrabando. En el caso de Colombia, se ha demostrado que la reforma tributaria que entró en vigor en 2017, lejos de disminuir significativamente el consumo de cigarrillos, generó una sustitución de consumo legal por consumo ilegal. De acuerdo con las estimaciones del comercio ilícito que la firma INVAMER realiza desde 2011, la incidencia del contrabando pasó de 13% en 2016 a 30% en 2019, tras la implementación de la reforma que triplicó el impuesto entre 2017 y 2018.
  • Por otro lado, en Ecuador, entre los años 2015 y 2016 se aprobaron reformas tributarias que incrementaron en un 73% los impuestos a los cigarrillos con el objetivo de disminuir el consumo y obtener aumentos significativos en el recaudo asociado. Como resultado, los niveles de contrabando incrementaron exponencialmente, pasando de tan sólo 5% en 2014 a 80% en 2021. Hoy el consumo total de cigarrillos en Ecuador se mantiene en los mismos niveles de 2014 y el estado recauda 100 millones de dólares menos. No se cumplieron ninguno de los dos objetivos.
  • Finalmente, resulta esencial recordar que los cigarrillos no cumplen las regulaciones del Ministerio de Salud en materia de empaquetado y comunicación de riesgos para la salud. En este orden de ideas, cualquier esfuerzo por implementar políticas de salud pública que busquen minimizar los efectos negativos del tabaquismo será estéril si no va acompañado de medidas para contrarrestar el mercado de contrabando.
  1. La aplicación del enfoque de reducción de riesgos en tabaco puede acelerar la disminución de la incidencia de fumadores en el mundo y, en consecuencia, también significaría un ahorro para el sistema de salud.
  • De acuerdo con la cuarta edición ‘Informe mundial de la Organización Mundial de la Salud’ sobre las tendencias de la prevalencia del consumo de tabaco 2000-2025, reportó que en el año 2015 existían 1.026 millones de fumadores en el mundo32 y para el año 2020, esa cifra llegó a los 991 millones – una disminución promedio anual de apenas el 0,68% -. Adicionalmente, se calcula que para el 2025 la cifra llegará a 956 millones – una disminución promedio anual proyectada del 0,7%-.
  • En este sentido, si bien las medidas de control de tabaco para prevenir la iniciación y fomentar la cesación han contribuido y deben mantenerse, no han sido suficientes. A partir de esto, es necesario implementar políticas de reducción de daño en tabaco que complementen las estrategias de control de tabaco existentes únicamente basadas en la prevención y la cesación, sin atender a aquellas personas fumadoras que no pueden o no quieren abandonar esta conducta.
  • Sumado a la ya más que potente evidencia33,34 de que el cigarrillo electrónico ayuda a dejar de fumar, de acuerdo con un estudio publicado en agosto del 202235 por el ‘Penn State College of Medicine’ de Estados Unidos, realizado en 520 personas, “el uso de cigarrillos electrónicos o de un sustituto pueden dar lugar a una reducción del consumo de cigarrillos y de la dependencia que generan”36.

En vistas a las regulaciones sobre los productos de reducción de daños, desde RELDAT pedimos se tenga en cuenta toda la evidencia científica de calidad existente y no sólo una parte. La legislación sobre estas herramientas debe tratarse de una manera profunda y muy cuidadosa, sin recurrir a la fácil prohibición o sobrerregulación, puesto que éstas podrían acarrear consecuencias negativas inesperadas que afectarían a la salud y la vida de miles de personas.

Portavocías:

Diego Verrastro DM. Cirujano especialista en Medicina de Emergencia, cirugía mini invasiva abdominal, ultrasonografía y obesidad. Vocero de RELDAT.

 

Hugo Caballero Durán, DM. Ex presidente de la Sociedad Colombiana de Neumología. Ex Director Científico de la Clínica Marly. Director del Servicio de Neumología y Terapia Respiratoria, Clínica Marly Bogotá. Colombia. Vocero de RELDAT para Colombia.

1 RELDAT

2 Levy DT, Warner KE, Cummings KM, et al Examining the relationship of vaping to smoking initiation among US youth and young adults: a reality check Tobacco Control 2019;28:629-635.

3 Glasser AM, Johnson AL, Niaura RS, Abrams DB, Pearson JL. Youth Vaping and Tobacco Use in Context in the United States: Results From the 2018 National Youth Tobacco Survey. Nicotine Tob Res. 2021 Feb 16;23(3):447-453. doi: 10.1093/ntr/ntaa010. PMID: 31930295.

4 Use of e-cigarettes among young people in Great Britain. ASH UK. June 2021.

5 Bauld L, MacKintosh AM, Eastwood B, Ford A, Moore G, Dockrell M, Arnott D, Cheeseman H, McNeill A. Young People’s Use of E-Cigarettes across the United Kingdom: Findings from Five Surveys 2015-2017. Int J Environ Res Public Health. 2017 Aug 29;14(9):973. doi: 10.3390/ijerph14090973. PMID: 28850065; PMCID: PMC5615510.

6 Lee PN, Coombs KJ, Afolalu EF. Considerations related to vaping as a possible gateway into cigarette smoking: an analytical review. F1000Res. 2018 Dec 10;7:1915. doi: 10.12688/f1000research.16928.3. PMID: 31354936; PMCID: PMC6652100.

7 Polosa R, Morjaria JB, Prosperini U, et al. COPD smokers who switched to e-cigarettes: health outcomes at 5-year follow up. Therapeutic Advances in Chronic Disease. January 2020. doi:10.1177/2040622320961617

8 Polosa, R., Cibella, F., Caponnetto, P. et al. Health impact of E-cigarettes: a prospective 3.5-year study of regular daily users who have never smoked. Sci Rep 7, 13825 (2017). https://doi.org/10.1038/s41598-017-14043-2

9 Polosa R, Morjaria J, Caponnetto P, Caruso M, Strano S, Battaglia E, Russo C. Effect of smoking abstinence and reduction in asthmatic smokers switching to electronic cigarettes: evidence for harm reversal. Int J Environ Res Public Health. 2014 May 8;11(5):4965-77. doi: 10.3390/ijerph110504965. PMID: 24814944; PMCID: PMC4053879.

10 Polosa R, et al. Persisting Long Term Benefits of Smoking Abstinence and Reduction in Asthmatic Smokers Who Have Switched to electronic Cigarettes. Discovery Medicine. 2016 February.

11 Campagna, D., Amaradio, M.D., Sands, M.F. et al. Respiratory infections and pneumonia: potential benefits of switching from smoking to vaping. pneumonia 8, 4 (2016). https://doi.org/10.1186/s41479-016-0001-2

12  Campagna D, Cibella F, Caponnetto P, Amaradio MD, Caruso M, Morjaria JB, Malerba M, Polosa R. Changes in breathomics from a 1-year randomized smoking cessation trial of electronic cigarettes. Eur J Clin Invest. 2016 Aug;46(8):698-706. doi: 10.1111/eci.12651. Epub 2016 Jul 8. PMID: 27322745.

13 Fabio Cibella, Davide Campagna, Pasquale Caponnetto, Maria Domenica Amaradio, Massimo Caruso, Cristina Russo, Donald W. Cockcroft, Riccardo Polosa; Lung function and respiratory symptoms in a randomized smoking cessation trial of electronic cigarettes. Clin Sci (Lond) 1 November 2016; 130 (21): 1929–1937. doi: https://doi.org/10.1042/CS20160268

14 Polosa R, O’Leary R, Tashkin D, Emma R, Caruso M. The effect of e-cigarette aerosol emissions on respiratory health: a narrative review. Expert Rev Respir Med. 2019 Sep;13(9):899-915. doi: 10.1080/17476348.2019.1649146. Epub 2019 Aug 2. PMID: 31375047.

15 Polosa, R. Electronic cigarette use and harm reversal: emerging evidence in the lung. BMC Med 13, 54 (2015). https://doi.org/10.1186/s12916-015-0298-3

16  Farsalinos K, Cibella F, Caponnetto P, Campagna D, Morjaria JB, Battaglia E, Caruso M, Russo C, Polosa R. Effect of continuous smoking reduction and abstinence on blood pressure and heart rate in smokers switching to electronic cigarettes. Intern Emerg Med. 2016 Feb;11(1):85-94. doi: 10.1007/s11739-015-1361-y. Epub 2016 Jan 9. PMID: 26749533; PMCID: PMC4747988.

17 Polosa R, Morjaria JB, Caponnetto P, Battaglia E, Russo C, Ciampi C, Adams G, Bruno CM. Blood Pressure Control in Smokers with Arterial Hypertension Who Switched to Electronic Cigarettes. Int J Environ Res Public Health. 2016 Nov 11;13(11):1123. doi: 10.3390/ijerph13111123. PMID: 27845734; PMCID: PMC5129333.

18 Maciej L. Goniewicz, PharmD, PhD, Michal Gawron, PharmD, Danielle M. Smith, MPH, Margaret Peng, BSc, Peyton Jacob, III, PhD, Neal L. Benowitz, MD, Exposure to Nicotine and Selected Toxicants in Cigarette Smokers Who Switched to Electronic Cigarettes: A Longitudinal Within-Subjects Observational Study, Nicotine & Tobacco Research, Volume 19, Issue 2, 1 February 2017, Pages 160–167, https://doi.org/10.1093/ntr/ntw160

19 Goniewicz ML, Smith DM, Edwards KC, Blount BC, Caldwell KL, Feng J, Wang L, Christensen C, Ambrose B, Borek N, van Bemmel D, Konkel K, Erives G, Stanton CA, Lambert E, Kimmel HL, Hatsukami D, Hecht SS, Niaura RS, Travers M, Lawrence C, Hyland AJ. Comparison of Nicotine and Toxicant Exposure in Users of Electronic Cigarettes and Combustible Cigarettes. JAMA Netw Open. 2018 Dec 7;1(8):e185937. doi: 10.1001/jamanetworkopen.2018.5937. PMID: 30646298; PMCID: PMC6324349.

20 Stephen S. Hecht, PhD, Steven G. Carmella, BS, Delshanee Kotandeniya, PhD, Makenzie E. Pillsbury, BS, Menglan Chen, MS, Benjamin W. S. Ransom, BA, Rachel Isaksson Vogel, MS, Elizabeth Thompson, BS, Sharon E. Murphy, PhD, Dorothy K. Hatsukami, PhD, Evaluation of Toxicant and Carcinogen Metabolites in the Urine of E-Cigarette Users Versus Cigarette Smokers, Nicotine & Tobacco Research, Volume 17, Issue 6, June 2015, Pages 704–709, https://doi.org/10.1093/ntr/ntu218

21 Hayden McRobbie, Anna Phillips, Maciej L. Goniewicz, Katie Myers Smith, Oliver Knight-West, Dunja Przulj, Peter Hajek; Effects of Switching to Electronic Cigarettes with and without Concurrent Smoking on Exposure to Nicotine, Carbon Monoxide, and Acrolein. Cancer Prev Res (Phila) 1 September 2015; 8 (9): 873–878. https://doi.org/10.1158/1940-6207.CAPR-15-0058

22 Lion Shahab, Maciej L. Goniewicz, Benjamin C. Blount, et al; Nicotine, Carcinogen, and Toxin Exposure in Long-Term E-Cigarette and Nicotine Replacement Therapy Users: A Cross-sectional Study. Ann Intern Med.2017;166:390-400. [Epub 7 February 2017]. doi:10.7326/M16-1107

23 Stephens, William. (2017). Comparing the cancer potencies of emissions from vapourised nicotine products including e-cigarettes with those of tobacco smoke. Tobacco Control. 27. tobaccocontrol-2017. 10.1136/tobaccocontrol-2017-053808. 

24 Hajat C, Stein E, Shantikumar S, Niaura R, Ferrara P, Polosa R. A scoping review of studies on the health impact of electronic nicotine delivery systems. Intern Emerg Med. 2022 Jan;17(1):241-268. doi: 10.1007/s11739-021-02835-4. Epub 2021 Oct 12. PMID: 34637075; PMCID: PMC8841326.

25 Global State of Tobacco Harm Reduction. Briefing papers. Feb 2022

26 Friedman AS. A Difference-in-Differences Analysis of Youth Smoking and a Ban on Sales of Flavored Tobacco Products in San Francisco, California. JAMA Pediatr. 2021;175(8):863–865. doi:10.1001/jamapediatrics.2021.0922

27 National Bureau of Economic Research. E-cigarettes and Adult Smoking: evidence from Minnesota. 2019.

28 Abigail S. Friedman. How does electronic cigarette access affect adolescent smoking? Journal of Health Economics, Volume 44, 2015, Pages 300-308, ISSN 0167-6296, https://doi.org/10.1016/j.jhealeco.2015.10.003.

29 Michael F. Pesko, Jenna M. Hughes, Fatima S. Faisal. The influence of electronic cigarette age purchasing restrictions on adolescent tobacco and marijuana use, Preventive Medicine, Volume 87, 2016, Pages 207-212, ISSN 0091-7435, https://doi.org/10.1016/j.ypmed.2016.02.001

30 Friedman, AS, Pesko, MF. Young adult responses to taxes on cigarettes and electronic nicotine delivery systems. Addiction. 2022. https://doi.org/10.1111/add.16002

31 Gov UK. Press release. False fears preventing smokers from using e-cigarettes to quit. Ublic Health England. 4 March 2020.

32 4to informe de la OMS sobre las tendencias mundiales del tabaco

33 Hajek P, Phillips-Waller A, Przulj D, Pesola F, Myers Smith K, Bisal N, Li J, Parrott S, Sasieni P, Dawkins L, Ross L, Goniewicz M, Wu Q, McRobbie HJ. A Randomized Trial of E-Cigarettes versus Nicotine-Replacement Therapy. N Engl J Med. 2019 Feb 14;380(7):629-637. doi: 10.1056/NEJMoa1808779. Epub 2019 Jan 30. PMID: 30699054.

34 Updated Cochrane Review shows electronic cigarettes can help people quit smoking.

35 Jessica Yingst, DrPH, Xi Wang, MS, Alexa A Lopez, PhD, Alison Breland, PhD, Eric Soule, PhD, Andrew Barnes, PhD, Joanna Cohen, PhD, Megan Underwood, BS, Melanie Crabtree, BS, Jonathan Foulds, PhD, Randomized Control Trial Methods Workgroup of the Center for the Study of Tobacco Products, Changes in Nicotine Dependence Among Smokers Using Electronic Cigarettes to Reduce Cigarette Smoking in a Randomized Controlled Trial, Nicotine & Tobacco Research, 2022.

36 E-cigarette use to reduce cigarette smoking may not increase nicotine dependence. NdP. Penn State College of Medicine. AUGUST 15, 2022.

Sobre RELDAT

RELDAT está conformada por la unión de diversos profesionales que promueven el Concepto de Reducción de Daños por Tabaquismo.  No conforma de ninguna manera una persona o ente moral, por lo que no tiene personalidad jurídica, ni recursos propios, lo que incluye la ausencia de cuenta bancaria.  Cada integrante que participa deberá rendir individualmente la información que corresponda a su desarrollo profesional de manera separada a la Red. RELDAT no percibe aportación económica alguna de las Industrias Tabacalera, cigarrillos electrónicos, farmacéutica, control del tabaco, filantrópica o de cualquier otra índole.

Para más información: www.reldat.org

Para contactos de prensa: prensa@reldat.com

Share on twitter
Comparte esta entrada en Twitter