Nuestra defensa del principio de reducción de daños asociados al tabaquismo

Las políticas de Reducción de Daños vienen desarrollándose ampliamente y con éxito en muchos países desde hace varias décadas. Para estos países la irrupción del VIH en los años 80 significó modificar sus concepciones en el ejercicio de la sexualidad y el uso de drogas. Esto pasaba inevitablemente por retirar el estigma del colectivo de usuarios de drogas inyectables y del comportamiento sexual de la población. En palabras del Profesor Stimson, exdirector de la Asociación Internacional de Reducción de Daños:
“Si estigmatizas a la gente no puedes conectar con ella”. “Los individuos deben tomar el control de los factores que afectan a su propia salud”. Reino Unido, aplicando políticas de Reducción de Daños, pasó a ser el país del mundo con menores tasas de contagio de VIH.
Otra es la situación de los países latinoamericanos que debido a su situación geopolítica, social, ideológica y cultural aún no han desarrollado avances significativos en este campo, por lo que la Reducción de Daños aplicada al Tabaquismo se presenta como un campo poco fértil y con mayores dificultades en comparación con esos países.
“La aplicación exitosa de políticas de Reducción de Daños Asociados al Tabaquismo, debe considerar no atacar a los fumadores y consumidores de nicotina”
La aplicación exitosa de políticas de Reducción de Daños Asociados al Tabaquismo, debe considerar no atacar a los fumadores y consumidores de nicotina, así como el reconocimiento de las autoridades sanitarias y políticas de que su consumo, separada del humo del tabaco, supone una disminución importante del riesgo y los daños en comparación con la persistencia del hábito.
La concepción hegemónica actual “dejar de fumar o morir” sin dar opción ninguna de consumo de nicotina adaptado a las necesidades y gustos de una mayoría de personas que o bien no quieren, o no pueden dejar de fumar tras haberlo intentado, por todos los medios posibles, ejerce un efecto pernicioso en la lucha contra las enfermedades derivadas del tabaquismo, puesto que la opción para estas personas es seguir fumando.
No sólo Reino Unido; sino países como Francia, Suecia, Nueva Zelanda e incluso EEUU entre otros, están desarrollando políticas de Reducción de Daños por Tabaquismo y reportando éxitos, con caídas históricas en las tasas de tabaquismo.
En América Latina debemos aplicar las lecciones aprendidas del abordaje de Reducción de Daños en otros campos, que permitió legitimar intervenciones como los preservativos, el intercambio de equipos de inyección, la metadona, las legislaciones de marihuana medicinal o los propios chicles y parches de nicotina, sin que se entendiera como apología del consumo, puesto que no lo es. También debemos aprender de las políticas de Reducción de Daños por Tabaquismo de los países adelantados en el campo, de una manera realista y basada en la evidencia científica, para afrontar la mayor causa de muerte evitable en el mundo.
“En América Latina debemos aplicar las lecciones de Reducción de Daños en otros campos sin que se entendiera como apología del consumo”.

Firmantes

Diego Verrastro. MD.

Argentina

Portavoz – Médico cirujano general especialista en Medicina de Emergencia, Cirugía mini invasiva abdominal, Ultrasonografía y Obesidad.

Hugo Caballero Durán. MD.

Colombia

Médico Internista, Neumólogo, Neumólogo Interaccionista. Director del Servicio de Neumología y Jefe del servicio de endoscopia respiratoria de la Clínica Marly. 

Enrique Terán. MD. PHD.

Ecuador

Profesor principal, Colegio de Ciencias de la Salud, Universidad San Francisco de Quito.

Hernán Prat Martorell. MD.

Chile

Médico cirujano especialista en cardiología. Profesor asociado Facultad de Medicina Universidad de Chile.

Tania Soria. MD.

Ecuador

Oncóloga Clínica.

Milton Klun

Argentina

Licenciado en Farmacia por la Universidad Nacional del Sur.

Roberto Sussman. PHD.

México

Investigador Titular, Instituto de Ciencias Nucleares, Universidad Nacional Autónoma de México UNAM.

Mônica Gorgulho

Brasil

Psicología clínica. Maestría en psicología social. Universidad de São Paulo, Brasil. Especialista en Reducción de Daños.

Francisco E. Urrestra. MD.

Ecuador

Director Médico Hospital Clínica Metropolitana. Ibarra. 

Luz Odette Villegas Pichardo. MD

México

Medicina Interna. Hospital Medica Sur. Hospital Ángeles Metropolitano.

Silvia Cazenave. PHD.

Brasil

PHD en Toxicología y Master en Análisis Toxicológicos.

Alejandro Erices Ocampo. PHD

Chile

Bioquímico – Doctor en Ciencias – Posdoctorado en Neurociencias.

Daniel Kleiman Priewer. MD.

Chile

Especialista en Traumatologia – Ortopedia. Lesiones Deportivas. Preservación Articular y Artrosis.

Eliana Golberstein

Colombia

Quimica Farmacéutica Universidad Nacional de Colombia.
Estudios de Maestria en Salud Pública – Universidad Médica de Taipei – Taiwan.
Consultora Científica en química, fisico-química, formulación y Farmaco-toxicólogía en terapias de reducción del daño.

Christian Heinrich Henonin MD

México

MIPH Salud Pública Internacional. Médico catedrático, investigador y consultor en salud.

Silvia Inchaurraga. PHD.

Argentina
Psicóloga. Directora del Centro de Estudios Avanzados de drogadependencias y SIDA de la Universidad Nacional de Rosario.

Ldo. Edgar Caballero

México
Psicólogo conductual.

Dr. Omar Ghiglione

Venezuela, Perú
Cirujano Vascular Periférico.

Dr. Edward Wollants

El Salvador

Médico internista y nutriólogo.